miércoles, 30 de marzo de 2011

Juan 4,5-42 (27/03/11)

Para que levantemos los ojos y veamos los campos listos para la siega de Otro mundo posible.
Manolo


En aquel tiempo, llegó Jesús a un pueblo de Samaria llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el manantial de Jacob. Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al manantial. Era alrededor del mediodía. Llega una mujer de Samaria a sacar agua, y Jesús le dice: "Dame de beber." Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida. La samaritana le dice: "¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?" Porque los judíos no se tratan con los samaritanos. Jesús le contestó: "Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría agua viva." La mujer le dice: "Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?" Jesús le contestó: "El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna." La mujer le dice: "Señor, dame esa agua: así no tendré más sed, ni tendré que venir aquí a sacarla."
[Él le dice: "Anda, llama a tu marido y vuelve." La mujer le contesta: "No tengo marido." Jesús le dice: "Tienes razón, que no tienes marido: has tenido ya cinco, y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad."
La mujer le dice: "Señor, veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte, y vosotros decís que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén." Jesús le dice: "Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén daréis culto al Padre. Vosotros dais culto a uno que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero se acerca la hora, ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que le den culto así. Dios es espíritu, y los que le dan culto deben hacerlo en espíritu y verdad." La mujer le dice: "Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo dirá todo." Jesús le dice: "Soy yo, el que habla contigo."
[En esto llegaron sus discípulos y se extrañaban de que estuviera hablando con una mujer, aunque ninguno le dijo: "¿Qué le preguntas o de qué le hablas?" La mujer entonces dejó su cántaro, se fue al pueblo y dijo a la gente: "Venid a ver un hombre que me ha dicho todo lo que ha hecho; ¿será éste el Mesías?" Salieron del pueblo y se pusieron en camino adonde estaba él.
Mientras tanto sus discípulos le insistían: "Maestro, come." Él les dijo: "Yo tengo por comida un alimento que vosotros no conocéis." Los discípulos comentaban entre ellos: "¿Le habrá traído alguien de comer?" Jesús les dice: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra. ¿No decís vosotros que faltan todavía cuatro meses para la cosecha? Yo os digo esto: Levantad los ojos y contemplad los campos, que están ya dorados para la siega; el segador ya está recibiendo salario y almacenando fruto para la vida eterna: y así, se alegran lo mismo sembrador y segador. Con todo, tiene razón el proverbio: Uno siembra y otro siega. Yo os envié a segar lo que no habéis sudado. Otros sudaron, y vosotros recogéis el fruto de sus sudores."]
En aquel pueblo muchos [samaritanos] creyeron en él [por el testimonio que había dado la mujer: "Me ha dicho todo lo que he hecho."] Así, cuando llegaron a verlo los samaritanos, le rogaban que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días. Todavía creyeron muchos más por su predicación, y decían a la mujer: "Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo."

Reflexión pastoral
En el tercer domingo de Cuaresma, somos llamados por el Evangelio a encontrar en Jesús el modo humano de vida en plenitud. El evangelista Juan dice esto mediante el relato de un encuentro casual entre Jesús dador de agua vivificante, y una mujer de origen samaritano en plena tarea doméstica, con una larga y pesada lista de intentos por alcanzar su realización personal sin lograrlo hasta el presente.
Hoy, como comunidad proclamadora de que OTRO MUNDO ES POSIBLE, al igual que Juan el evangelista proponemos al mensaje de Cristo, de justicia restaurativa para la paz, como agua fresca que restaura a la sedienta humanidad que no logra acertar donde encontrarla. Todas las aguas probadas han sido efímeras y contaminadas.
Necesitamos (el colectivo cristiano del cual formamos parte por la fe en Jesús) explicitar en lo concreto de la vida en la tierra, la consigna del evangelio leído: “Jesús  es el agua viva”, para que florezca y eche raíces Otro mundo posible, donde la paz no es un deseo sino una experiencia verdadera.
En este sentido el diálogo de Jesús con la samaritana nos ilumina de manera brillante para una nueva manera de religión, veamos esto.
Jesús reconoce como válido el cuestionamiento de la mujer de religiones autoritarias, pagadas de sí mismo, que se descartan entre sí, y anticipa que ese modo religioso está perimido y condenado a la desaparición, por individualista, elitista y consecuentemente falso, y dar paso a aquella religión universal para la que Dios es Padre de todos y todas sin exclusividades. Esta nueva espiritualidad desestructurada, al sostener que Dios es Padre, empieza a entender a los seres humanos como hermanos/nas y al planeta como casa común y sagrada, y a la justicia que en ella impera como la gran herramienta de la paz. Si esto no es agua fresca, ¿que lo será?,¿el libre mercado global, donde los grandes se comen a los chicos porque no pueden competir y si no pueden competir deben estar fuera del mercado?  ¡Sí, puede que sea agua, pero contaminada! aunque presentada por la propaganda materialista-pragmática como pura y realista, pero que es preferible lejos, no tan cerca y tan atrayente.
La otra agua compitiendo es la del consumo constantemente creciente, hasta alcanzar por medio de las posesiones la autonomía del resto mortal, y el poder que hace creer en un solo dios: “YO”.
El gran desafío de la iglesia militante por el Agua Pura (Jesús) es mantener su pure-za en medio de tantas pseudoaguas que no vienen de las alturas (Cielo-Dios) sino son de fabricación sintética en los laboratorios de la propaganda mediática por lo tanto indefectiblemente contaminada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada