lunes, 22 de agosto de 2011

Mateo 16, 13-20 (20/08/11)

Hola a todos, la Oración ecuménica es producida por los Servicios Koinonía y es una aspiración que todos los comprometidos con el Reino de Dios la hagamos.
Manolo

Mateo 16, 13-20
En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:- «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron:- «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»
Él les preguntó:- «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro tomó la palabra y dijo: - «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.» Jesús le respondió: -«¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo.
Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.
Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.»
Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías..

Reflexión pastoral
Este incidente de Jesús en Cesarea de Filipos tiene como característica que de las cuatro versiones canónicas de la vida y obra del galileo, sólo Mateo lo relata. Por lo tanto decimos que tal texto recogido de las palabras pronunciadas por Jesús es una mirada, desde una comunidad, y en un momento particular de esta, tomadas como base de su constitución como Iglesia pos-pascual. (sin la presencia física de Señor)
Por los años en que se escribe este documento, que luego es llamado Evangelio de Mateo, las comunidades de fe en Jesús que se expanden por obra de los evangelistas, van encontrando su sentido en los dichos del ahora Resucitado, pero no todas ellas dan igual importancia a las sentencias jesuánicas de la misma manera. La verifica-ción de esta afirmación podemos  encontrarla en el evangelio de Juan cuando dice que “si se publicaran todas las palabras y gestos de Jesús no alcanzarían las  biblio-tecas para albergar los libros con estos acontecimientos”.

Así es que la pregunta que se hace quién reflexiona el Evangelio es el ¿porqué tal comunidad da relevancia a ciertas palabras y gestos de Jesús? . Esto de hacer pre-guntas continuamente a los textos bíblicos es una práctica hermenéutica histórico-crítica, o exégesis reflexiva a la que debemos aspirar  como método, si es que al acercarnos al texto bíblico lo que queremos es alcanzar a comprender el porqué y para qué de la Iglesia cristiana como espiritualidad o mística para que el Reino de Dios y su justicia (Otro mundo sea posible) sea realidad en el aquí y el ahora.
La comunidad de Mateo en este texto trasunta su propia búsqueda de identidad, a semejanza del propio Jesús ante los discípulos (“¿Quién dice la gente que soy?), con el fin de constituirse en una comunidad militante muy cercana al carácter profético del Mesías (Cristo en griego), en medio ya no sólo de los judíos sino también en las ciudades de cultura greco-romana (Cesarea de Filipos) dando a entender que en el corazón del Mesías el modelo de justicia restaurativa (de las relaciones con Dios, la igualdad entre los humanos, y respeto por la creación) del Reino de Dios, trasciende lo religioso para ser también una propuesta socio-política revolucionaria del sistema de opresores y oprimidos presente tanto en el imperialismo romano, como en las prácticas del templo jerosolimitano.
Desde aquí nos queda que en este tiempo actual, la Iglesia de base, debemos buscar la identidad profética primitiva como testigos=mártires (griego) de que el Reino de Dios y su justicia es garantía de paz real, para un mundo que ha globalizado la legalidad injusta de la sociedad de clases mediante la fuerza de las armas en guerras que arrasan pueblos enteros.
La figura de las llaves del Reino de ninguna manera indican una clase de autoridad sino de apertura al diálogo de aquello considerado hermético y exclusivo (la religión y sus misterios) para debatir la justicia desde la dignidad de criaturas selladas con la la imagen de Dios (imago Dei), y a partir de Jesús reconciliadas con ese Orígen.
Esta es la antropología que incorpora Jesús en la iglesia militante por los DDHH con sus múltiples gestos reivindicatorios entre los considerados “impuros” o no conside-rados (samaritanos, leprosos, niños, mujeres, extranjeros, discapacitados, etc.) .
La comunidad de Mateo entendió el servicio de la llave como diaconía a un mundo necesitado de Dios padre, misericordia y gracia por los excluidos del sistema, pero también juez implacable del sistema de muerte (“tuve hambre y no me dieron de comer”) por lo que sus prácticas (Hechos de los apóstoles)  fueron totalmente coherentes con el discurso construido a partir de la interpretación del gesto jesuánico en Cesarea de Filipos.       
Para ser Iglesia de Jesús hoy tenemos que recuperar  los cimientos  sobre los que el Espíritu Santo edifica (“sobre esta piedra edificaré mi iglesia”) la comunidad de fe, a saber: primero la identidad de la diaconía para que Otro mundo sea posible, según-do encarnando el sentido liberador (“lo que desates en la tierra…”) del Reino de los cielos y del mesianismo de Jesús, en la causa por los DDHH que el mismo nos encarga, y tercero el propósito confrontativo con toda estructura de poder que sólo se ama a sí mismo ("el poder del infierno").
Que el Señor nos ayude,como a la comunidad de Mateo, a encontrar el camino de su justicia para alcanzar la paz, y caminar por él 

 3-Oración ecuménica.
- Para que la Iglesia, con su testimonio, comparta humildemente con los no cristianos su fe y su amor, consecuencia de nuestro seguimiento de Jesús. Roguemos al Señor.
- Para que nuestra sociedad sepa dar a las cosas su justo valor y ponga su confianza sólo en quien de verdad le puede dar la libertad y la vida. Roguemos...
- Para que nuestros gobernantes rechacen toda tentación de prepotencia y todo afán de convertirse en señores de los hombres. Roguemos...
- Para que sepamos reconocer siempre la voluntad de Dios en los acontecimientos y en las personas, y confiemos en Él inclu-so en aquellos momentos en que no lo entendamos. Roguemos.
- Para que proclamemos en todo momento que Jesús nos lleva siempre más allá de sí mismo, hacia el Padre, hacia el Reino de Dios. Roguemos.
Dios, Padre nuestro, que unes los corazones de tus fieles en un mismo deseo; inspira a tu pueblo el amor a tu voluntad y la firme esperanza en tus promesas para que, en medio de las dificultades de la vida, mantenga siempre firme su confianza en Ti y goce de la verdadera alegría. Por Jesucristo.
Dios Padre que te has hecho presente de un modo inefable en el amor extremo que nuestro hermano Jesús ha vivido; haz que, como Él mismo quiso, no nos detengamos en Él, sino que su palabra y su ejemplo sean siempre para nosotros camino hacia la realización de tu voluntad, el Reinado de la Vida y de Amor. Por Jesucristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada